Río de Janeiro. Policías y soldados brasileños ingresaron este domingo a una favela de Río de Janeiro e iniciaron una búsqueda casa por casa de los narcotraficantes que estuvieron detrás de una ola de crímenes ocurridos esta semana en la que murieron al menos 46 personas.

Las fuerzas de seguridad lanzaron una búsqueda de bandas criminales asentadas en las favelas de la ciudad después de que delincuentes quemaran autos y autobuses esta semana, en medio de un severo operativo contra el crimen mientras Río de Janeiro se prepara para ser sede de los Juegos Olímpicos del 2016.

La policía confiscó armas y grandes cantidades de drogas mientras inspeccionaba las calles desiertas de la favela Alemao en búsqueda de traficantes. Las pandillas inicialmente abrieron fuego contra la policía cuando ésta avanzaba, antes de ocultarse cuando se desplegaron las fuerzas armadas.

"Todas las casas serán inspeccionadas (...) Los residentes saben que venimos a liberarlos y a traer la paz a esta zona", dijo a TV Globo el jefe de la policía militar del distrito de Río, Sergio Duarte.

Entre los narcotraficantes que están siendo buscados en Alemao había algunos que huyeron de la favela Vila Cruzeiro después que la policía la ocupara esta semana. Al menos 46 personas, la mayoría presuntos traficantes, murieron en enfrentamientos armados para tomar el control en ese sector.

Las redadas en ambas favelas podrían marcar un momento decisivo en la batalla de años entre las autoridades brasileñas y los narcotraficantes en la ciudad.

La policía regularmente invade las favelas de Río de Janeiro en busca de traficantes, pero el gran número de tropas involucradas en estas operaciones y su ocupación de las zonas fue inusual esta vez.

Camiones armados y tanques entraron a Alemao alrededor de las 8 horas, mientras helicópteros sobrevolaban la zona y la policía y los soldados tomaban estratégicas posiciones.

Imágenes de televisión mostraban este domingo un número de sospechosos arrestados en Alemao mientras eran conducidos hacia vehículos policiales.

Duarte dijo que las fuerzas de seguridad se mantendrían en guardia mientras comenzaban las búsquedas en miles de casas de ladrillos destartalados, a pesar a haber ocupado la favela sin enfrentamientos.

"(Los narcotraficantes) prefirieron huir del combate, pero eso no significa que no estén preparando posiciones o una trampa contra nuestro personal", dijo en una entrevista televisiva en vivo.