Un grupo de manifestantes realizó una marcha sin autorización en Berna, Suiza, para protestar contra la realización de Foro Económico Mundial en ese país, pero a pocos metros fueron detenidos por la policía. La convocatoria se realizó 270 kilómetros al oeste del centro de ski de Davos, donde el foro comenzará este miércoles.

Los manifestantes, muchos de ellos usando máscaras, se enfrentaron a la policía lanzándoles proyectiles, pero no causaron ningún daño, según informaron las fuerzas de orden en una declaración.

Asimismo, la policía arrestó el miércoles pasado a dos hombres sospechosos de lanzar pintura roja en el frontis del Banco Nacional suizo en Zurich, y de rayar un graffiti con la consigna "Smash WEF" ("destruyamos el foro económico mundial").

La rabia contra la descarada inequidad en los ingresos, y contra la codicia de los poderosos, ha alimentado el movimiento de los "indignados", cuya versión anglo es liderada por el grupo neoyorkino Ocuppy Wall Street.

Estas manifestaciones han sido replicadas en otras ciudades de Estados Unidos y el mundo, incluyendo Zurich.

Los indignados están construyendo un campamento iglú en Davos, pero las posibilidades de manifestarse son muy pocas.

El resort ha implementado todas las medidas de seguridad necesarias para que los protestantes no puedan acercarse a los invitados, incluyendo amplias zonas de exclusión alrededor de los lugares de reunión. Han dispuesto incluso un patrullaje aéreo, con aviones de combate que sobrevuelan la ciudad.