Reikiavik. Una pareja de Islandia enfrenta multas diarias de 1.437 coronas islandesas (US$10,5) porque las autoridades rechazaron su solicitud para llamar a su hija Alex, se informó este martes.

Alex Emma nació en agosto de 2013. Su madre Nanna Thordis Arnadottir declaró que al registrar a Alex en el Registro Civil de Islandia, le dijeron que Alex jamás había sido usado para llamar a una niña islandesa y que tenía que recibir la aprobación del Comité de Nombres Islandés.

El comité rechazó la solicitud de los padres varios meses después bajo el argumento de que Alex no había sido utilizado en la historia o tradición como nombre femenino, aunque Alex no viola la estructura del idioma islandés.

Los padres recibieron una notificación del Registro Civil islandés la cual dice que tienen que pagar multas hasta que el nombre sea aprobado.

Islandia cuenta con leyes estrictas respecto a los nombres que se deben ajustar a la gramática, reglas de pronunciación y tradición del islandés.

Un caso similar ocurrió en enero de 2013, cuando una niña de 15 años de edad ganó el derecho a usar el nombre de "Blaer" luego de una batalla en tribunales en contra de las autoridades.

Arnadottir indicó que ella no aceptará la decisión del comité y se puso en contacto con la madre de Blaer para recibir ayuda.