Bogotá. El presidente Juan Manuel Santos destacó que en enero del presente año la cifra de homicidios en Colombia se redujo 16% frente a igual mes de 2011. Así mismo, los secuestros disminuyeron 64%, el hurto común 27% y el de vehículos 26%, al tiempo que los casos de lesiones comunes bajaron 16%.

Al entregar este balance, durante el Acuerdo para la Prosperidad realizado en Corozal (Sucre), el Jefe de Estado dijo que en todos los indicadores, aparte de los ataques terroristas, hay una mejoría importante. Señaló que con los atentados, las Farc lo que buscan es tener más resonancia y captar la atención de la prensa.

Santos consideró que es imperativo robustecer las fuerzas de seguridad con un "paquete de medidas legales y tecnológicas que permitirán combatir el terrorismo". A su juicio, esa es la única manera de preparar el sistema defensivo colombiano ante acciones guerrilleras como las vividas esta semana, que calificó como "una demostración de irracionalidad, de locura".

El pronunciamiento del presidente Santos fue muy similar al del alto consejero presidencial para la Seguridad y la Convivencia Ciudadana, Francisco José Lloreda. "Es natural que exista inquietud en relación con estos hechos criminales de los últimos días, pero no podemos perder la perspectiva", aseveró.

Asimismo advirtió que Colombia está ante un grupo terrorista que "se ha visto forzado a regresar a tácticas del pasado, de guerra de guerrillas, cobardes". Muestra de ello, según Lloreda, son los cruentos ataques con explosivos del miércoles en Tumaco (Nariño) y del jueves en los municipios de Villa Rica (Cauca) y Cajamarca (Tolima).

Aparte de esos atentados consumados, que han dejado 19 muertos y 76 heridos, las autoridades atribuyeron a las Farc una emboscada el jueves y la colocación de tres carros bomba el viernes, también en el suroeste del país.

La detonación controlada de un vehículo en Miranda (Cauca) causó daños materiales y heridas leves a dos personas, mientras que en el cercano municipio de Pradera (Valle del Cauca) artificieros desactivaron otros dos carros bomba.