Tegucigalpa. Presuntos sicarios del narcotráfico asesinaron a nueve personas en Tegucigalpa, en uno de los episodios más violentos en Honduras desde que los cárteles mexicanos comenzaron a disputarse el control de las rutas del narcotráfico, dijo el domingo la policía local.

Sujetos enmascarados y armados con rifles de asalto abrieron fuego en las calles y luego irrumpieron en dos casas en un barrio pobre de la capital hondureña, matando a siete hombres y dos mujeres.

Varios cuerpos quedaron tirados en las calles.

"Estas muertes fueron provocadas por disputas de territorio entre narcotraficantes", dijo a reporteros el jefe de la policía de Tegucigalpa, Mario Chamorro.

La violencia del narcotráfico ha venido aumentando en Honduras, punto clave en la ruta que sigue la cocaína desde Sudamérica hacia Estados Unidos, debido a la cruenta guerra entre los cárteles mexicanos por dominar las rutas de trasiego.

Unas 1.600 personas murieron en Honduras el año pasado por la violencia del narcotráfico.

Según las autoridades, el capo mexicano Joaquín "El Chapo" Guzmán -el hombre más buscado en su país- está enfrascado en una lucha contra el también mexicano cártel del Golfo por el dominio del narcotráfico en Centroamérica.

Guzmán tiene varias propiedades en Honduras e incluso recientemente pasó un tiempo en un balneario vacacional local, muy popular entre turistas estadounidenses y europeos, dijo la policía.

En México, la violencia también ha estado creciendo, con casi 20.000 muertos por actos vinculados al narcotráfico desde diciembre del 2006, cuando el presidente Felipe Calderón lanzó una campaña militar contra los cárteles.