Roma. El primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, se defendió el lunes contra cables clasificados del Departamento de Estado de Estados Unidos que lo califican como "irresponsable" y sugieren que su inclinación por las "fiestas" afecta su capacidad de gobernar.

La vida privada del primer ministro, de 74 años, ha estado en el centro de la atención por semanas desde que una bailarina adolescente de un club nocturno, conocida como Ruby, reportó que le pagaron 7.000 euros (US$9.200) después de asistir a una fiesta en su residencia privada cerca de Milán este año.

Berlusconi es "irresponsable, inútil e ineficaz como líder europeo moderno" y sus "frecuentes trasnochadas e inclinación por las fiestas significan que no descansa lo suficiente", dijo un diplomático estadounidense en los comentarios publicados por la página web WikiLeaks.
En una visita a Trípoli, el primer ministro italiano desestimó los comentarios con una broma.

"Lamentablemente, nunca en mi vida he formado parte de alguna 'fiesta salvaje'. Que pueden ser interesantes", dijo el líder a a periodistas en comentarios emitidos por SkyTG24 televisión. "Una vez por mes, doy cenas en mi casa porque hay mucha gente que quiere reunirse conmigo".

"Cuando la gente dice, '¿Cómo permite entrar gente con teléfonos celulares?' yo digo que todo lo que ocurre es tan correcto y digno y elegante que cualquiera podría filmar o fotografiar todo lo que ocurre en estas cenas", destacó.

El año pasado, una acompañante llamada Patrizia D'Addario dijo que le habían pagado para asistir a una fiesta en la residencia de Roma de Berlusconi y que durmió con él. Ella grabó parte de las conversaciones en la fiesta con su teléfono celular.

Berlusconi se ha reído de la conmoción causada por los cuentos sobre las fiestas en su villa. También se refirió a su gusto por las mujeres jóvenes. "Es mejor que me gusten las chicas bellas que ser gay", señaló en una oportunidad.