Tokio. El primer ministro de Japón reiteró el sábado su objeción a un plan del 2006 para reubicar una base aérea estadounidense en Okinawa, después que un reporte afirmara que Tokio había aceptado la mayor parte del acuerdo con Washington.

El Washington Post dijo en su sitio web que el ministro de Relaciones Exteriores japonés, Katsuya Okada, informó el viernes al embajador estadounidense John Roos que Tokio aceptaría buena parte del acuerdo de 2006 para mover a los marines de la base aérea de Futenma desde el centro de la ciudad a una parte menos poblada de Okinawa.

"El reporte no es real, no podemos aceptar la existencia del plan (de 2006)", dijo a periodistas el primer ministro Yukio Hatoyama, en comentarios transmitidos por la televisión local.

Hatoyama, cuyos niveles de apoyo han caído severamente de cara a las elecciones de la Cámara alta a mediados de año, ha dicho que resolvería la disputa a fines de mayo.

En ausencia de un acuerdo, surgieron especulaciones de que incluso podría renunciar a su cargo si fracasa.

Okada dijo más tarde que se había reunido "recientemente" con Roos y que el embajador también negó el reporte del Washington Post. La agencia de noticias Kyodo sostuvo que Hatoyama eludió una pregunta sobre si Tokio había propuesto la revisión del pacto de 2006 en diálogos con su aliado clave de Washington.

El reporte del Washington Post sobre el acuerdo posiblemente causará irritación en la isla sureña de Okinawa, cuyos residentes planean realizar una enorme manifestación en contra de la base estadounidense el domingo.

También se dio a conocer días antes de la visita a Japón del secretario de Estado Adjunto de Estados Unidos Kurt Campbell.