Beijing. Gracias a la constante cobertura de los medios y a la participación del público, la prohibición de fumar implantada en junio ha tenido resultados "satisfactorios", dijo este miércoles un funcionario de Beijing.

La capital china emitió la prohibición de fumar el 1 de junio en todos los espacios públicos bajo techo, los sitios de trabajo y el transporte público, la medida más estricta de su tipo en China.

Los fumadores individuales que violen la prohibición podrán ser multados con hasta 200 yuanes (U$32,21) y las empresas pueden ser multadas con hasta 10.000 yuanes si no desalientan el tabaquismo en sus instalaciones.

Liu Hui, jefa de la Asociación para el Control del Tabaco de Beijing, describió el primer mes de la prohibición como ordenada y los esfuerzos de control como satisfactorios.

Durante el periodo se emitieron multas por un total de 93.800 yuanes, incluyendo 89.000 yuanes a instituciones y establecimientos y 4.800 yuanes a fumadores individuales, dijo Liu.

Más de 15.000 personas fueron movilizadas para inspeccionar instituciones de gobierno, hospitales, escuelas, hoteles, restaurantes y otros sitios públicos. Alrededor de 23% de estos lugares reprobaron la inspección, dijo.

También hubo algunos problemas, como por ejemplo la dificultad para el cumplimiento entre la población migrante, en edificios de oficinas y en comunidades de ancianos, además de fondos y personal insuficientes, dijo.

Beijing tiene cerca de 4,19 millones de fumadores, pero sólo alrededor de 1.000 personas asignadas a la policía para hacer respetar la prohibición de fumar.

Como el mayor productor y consumidor de tabaco del mundo, China tiene más de 300 millones de fumadores, cifra casi equivalente a la población de Estados Unidos. Otros 740 millones de personas son fumadores pasivos.