Un total de US$202 millones enviaron a sus familiares en Nicaragüa los nicaragüenses que viven y trabajan en Estados Unidos y Costa Rica, durante el primer trimestre de este año. 

De acuerdo a analistas económico, el monto significa un 3.06% de crecimiento sobre el mismo período en el 2009. Ello revela un mayor esfuerzo de los nicaragüenses que se encuentran en el exterior del país por apoyar a sus familias en Nicaragua, situación inversa a la de los mexicanos, por ejemplo, cuyos inmigrantes en Estados Unidos, al perder sus empleos por la crisis económica de la nación del norte, debieron recibir remesas de parte de sus parientes en México.

Según los informes, del Banco Central, el aumento en el monto de los envíos fue notorio en el mes de marzo, cuando la cifra de remesas recibidas en Nicaragua, creció en un 10.2% con respecto al mes anterior. Eso significó un total recibido de US$ 77.6 millones durante el tercer mes del año. 

En 2009 el país recibió oficialmente US$768 millones.

Cálculos del Banco Interamericano de Desarrollo destacan que las transferencias familiares hacia Nicaragua representan más del 10% del valor del Producto Interno Bruto del país.