Junto a un aumento en 30% a 40% en el valor de alimentos en la canasta familiar que se ha registrado en Bolivia en los últimos meses, también podría sumarse una crisis alimentaria.

De acuerdo al coordinador de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), Einstein Tejada, la excesiva sequía, las heladas y las inundaciones generadas por el cambio climático podrían desatar una crisis alimentaria en Bolivia.

El representante de la FAO aseguró que los efectos del cambio climático afectan a una quinta parte del territorio boliviano, es decir unos 250.000 kilómetros, circunstancia que se traduce en el alza de precios de algunos alimentos, de acuerdo a El Diario.

El gobierno, que rechaza la crisis y prefiere hablar de algunas afectaciones, garantizó la provisión de alimentos para evitar la escasez y el aumento de precios de los principales alimentos de la canasta familiar.