San José. República Dominicana anunció este miércoles el reforzamiento de medidas de control sanitario para prevenir el cólera, después de que fuera detectado el primer caso de la enfermedad en una zona oriental cercana al principal polo turístico del país, Punta Cana.

El ministro de Salud Pública, Bautista Rojas Gómez, dijo a Reuters que el caso del ciudadano haitiano Wilmo Louwef, de 32 años, está bajo control y no cree que por el momento el país esté ante la inminencia del surgimiento de un brote de la enfermedad, que aqueja a la vecina Haití.

"La población no debe preocuparse por este primer caso, pero sí debe mantener las medidas de higiene que hemos estado recomendando", declaró Rojas Gómez.

Louwef, quien reside en Dominicana y trabaja en construcción, viajó de vacaciones a Haití en octubre y regresó el 12 de noviembre con síntomas de la enfermedad, por lo que fue ingresado a un centro asistencial donde le fue detectado el cólera.

"Hemos dispuestos todos los controles necesarios, se ubicó y se desinfectó el autobús en que ese ciudadano fue transportado y estamos procediendo a reforzar los que son los controles migratorios en la frontera con Haití", agregó Rojas Gómez antes de una reunión convocada en el palacio de Gobierno por el presidente Leonel Fernández para evaluar la situación.

Autoridades sanitarias de la nación caribeña, con ricas playas que atraen a turistas de todos los países, mantienen aislado al hombre en un centro hospitalario de la ciudad de Higuey, a unos 147 kilómetros al este de Santo Domingo, informó el ministro.

Recomiendan el cierre de la frontera. En Dominicana residen más de un millón de haitianos, en su mayoría indocumentados, dedicados a la industria del azúcar y la construcción, así como a labores agrícolas. El gobierno inició una campaña sobre las medidas de aseo personal y precaución al coser y consumir alimentos, dijo Rojas.

Por temor al contagio, las autoridades decidieron restringir los mercados binacionales que se celebran semanalmente en poblaciones de la frontera donde comerciantes y compradores haitianos y dominicanos intercambian productos.

Miguel Catalino, director de la escuela de salud pública de la estatal Universidad Autónoma de Santo Domingo, recomendó un cierre "estratégico" de la frontera en vista de su gran vulnerabilidad y el tráfico permanente de haitianos indocumentados, sin un control efectivo de las autoridades.

Una fuente de la Dirección General de Migración dijo que "aún no se ha contemplado un cierre de la frontera, pero estaremos evaluando todas las medidas que serán necesarias para evitar que se presenten más casos en el país".

El comercio, mayormente informal, que se registra entre Haití y República Dominicana supera los US$600 millones al año, según cifras del Centro de Inversión y Exportación de República Dominicana.

Haití, país caribeño devastado en enero por un terremoto, sufre una epidemia de cólera que ha dejado más de 900 muertos y unos 14.600 enfermos desde el inicio del brote en octubre.

El Estado más pobre del hemisferio occidental lucha por reponerse de la epidemia mientras lleva adelante la reconstrucción tras el terremoto que causó más de 250.000 muertos y dejó a 1,5 millones de personas sin hogar.