Las autoridades de Tailandia confirmaron este domingo que han puesto en marcha una operación para rescatar a los 12 niños y su entrenador que han estado atrapados en una cueva en el norte de Tailandia desde hace dos semanas.

En el primer día de rescate, salieron cuatro jóvenes de la cueva del norte de Tailandia, indicó un rescatista esta noche. Los jóvenes rescatados fueron trasladados a un hospital de campo cerca de la cueva en la provincia de Chiang Rai.

Narongsak Ossottanakorn, portavoz oficial de las operaciones, señaló que 18 buzos fueron asignados para la tarea y que los niveles de las aguas que inundan parcialmente las grutas han descendido de manera notable, por lo que los niños podrían caminar en gran parte del trayecto.

"El tiempo es bueno. El nivel del agua es bueno. Los buzos están listos. Los niños están física, emocional y mentalmente listos para salir", indicó al inicio del operativo.

Durante el rescate cada niño está siendo escoltado por dos buzos e irán siendo sacados de forma gradual, uno por vez, explicó Narongsak. Los equipos de rescate esperan que la operación, que comenzó a las 10:00 de la mañana (03:00 GMT).

Durante el rescate cada niño está siendo escoltado por dos buzos e irán siendo sacados de forma gradual, uno por vez, explicó Narongsak. Los equipos de rescate esperan que la operación, que comenzó a las 10:00 de la mañana (03:00 GMT).

En cada viaje a la gruta donde se hallan los menores, los buzos tienen que atravesar unos 1,7 kilómetros de estrechos pasadizos entre visibilidad nula y corrientes de agua desde un puesto provisional en el interior de la caverna, un camino que toma, ida y vuelta, unas 11 horas.

Doctores y miembros de la asistencia sanitaria han sido desplegados dentro y en las proximidades de la caverna para proceder a un posible traslado de emergencia del grupo, apuntó Narongsak.

Tras una ventana climatológica favorable, las aguas han cedido a lo largo de todo el complejo subterráneo gracias a los escapes naturales y al incesante drenaje artificial.

"Las precipitaciones son una de las principales preocupaciones. El agua (filtrada por el monte) puede volver a inundar las galerías", declaró en una de sus comparecencias ante los medios el portavoz oficial.

La llegada de más lluvias, previstas desde este domingo hasta el miércoles, podrían aumentar la presión en la ya de por si complicada misión de rescate.

El grupo -compuesto por doce niños de entre 11 y 16 años y un adulto de 26- fue encontrado la noche del pasado lunes en una isla de terreno seco 4 kilómetros adentro de la caverna y tras nueve días de intensa búsqueda en la que participaron más de 1.300 personas los menores y el adulto han podido recuperar parcialmente las fuerzas al ser asistidos por médicos y psicólogos dentro de la gruta.

Además, los escolares y el monitor han recibido un entrenamiento intensivo para aprender a bucear, una actividad que los expertos califican de elevado riesgo

Los trece se internaron en las galerías el sábado 23 de junio tras un entrenamiento de fútbol cuando una súbita tormenta comenzó a inundar la cavidad y les cortó la salida.