Concord, EE.UU. Los aspirantes republicanos a la Casa Blanca intensificaron el domingo sus críticas contra su rival Mitt Romney en un debate televisado, apenas dos días antes de las primarias del partido en Nueva Hampshire.

Las críticas contra el ex gobernador de Masachusets se incrementaron ante la percepción de que podría ser el candidato más fuerte para enfrentar al presidente demócrata Barack Obama en las elecciones estadounidenses de noviembre.

Sin perder tiempo, el ex presidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich dijo que Romney "tendría muchas dificultades para resultar electo".

"Hay una enorme diferencia entre un conservador al estilo de (Ronald) Reagan y alguien que proviene de la cultura de Masachusets, quien esencialmente tiene antecedentes moderados", indicó Gingrich en los primeros momentos del debate televisado en Concord, Nueva Hampshire.

Los sondeos de opinión señalan que Romney posee una amplia ventaja en Nueva Hampshire, que el martes realiza elecciones primarias republicanas, y también en Carolina del Norte, el próximo estado en el proceso de nominación de la oposición estadounidense.

"Si su gestión como gobernador de Masachusets fue tan buena, por qué no se presentó a la reelección?", inquirió Rick Santorum, un ex un senador de Pensilvania, en referencia a las decisiones de Romney, que lanzó su poca exitosa campaña por llegar a la Casa Blanca en el 2008 apenas semanas después de dejar su puesto como gobernador del estado.

Santorum ha estado disfrutando de una ola de popularidad después de haber logrado un ajustado segundo lugar tras Romney en la primera batalla por la nominación republicana en Iowa la semana pasada.

Romney se defendió diciendo que era un "conservador sólido" que ingresó a la política en desmedro de su carrera como empresario, y mantuvo el foco de sus declaraciones en Obama, más allá de las críticas de los rivales de su partido.

"Creo que si queremos reemplazar a un político de toda la vida como Barack Obama (...) tenemos que elegir a alguien que no sea un político de toda la vida, que no haya pasado toda su carrera en Washington", afirmó.

Uno de los mayores aplausos en el debate se produjo cuando Jon Huntsman respondió a las críticas de Romney realizadas la noche anterior en el debate republicano en Goffstown, también en Nueva Hampshire.

Romney había atacado a Huntsman por "implementar" la agenda de Obama en su cargo como embajador estadounidense en China.

Dirigiéndose al moderador del debate David Gregory, Hunstman dijo: "Este país está dividido, David, debido a actitudes como esta (...) El pueblo estadounidense está cansado de las divisiones partidistas".

Los aspirantes republicanos esencialmente se juegan un sólido segundo puesto en las votaciones de Nueva Hampshire detrás de Romney para ganar cierto impulso en Carolina del Sur el 21 de enero.