Ginebra. Muestras de virus serán compartidas a nivel mundial a cambio de vacunas producidas para ellos bajo un histórico acuerdo para mejorar la preparación ante una pandemia global de influenza, dijeron el sábado diplomáticos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los negociadores pusieron fin a una sesión que se extendió durante toda la noche con un borrador de un acuerdo que fue aceptado por todos los países, incluido Estados Unidos, que fue el último en sumarse al consenso, dijeron.

Se preveía que ministros de Salud adoptasen el marco de acuerdo, que establece la participación de la industria farmacéutica, en la reunión anual de la OMS que se realizará del 16 al 24 de mayo.

"Las negociaciones terminaron. Se acordó un marco", dijo el asesor del embajador de México, Juan José Gómez Camacho, uno de los presidentes de las negociaciones a puertas cerradas.

Los países compartirán muestras de virus con la red de laboratorios de la OMS a cambio de vacunas asequibles derivadas de ellos. La industria ha prometido donar medicamentos y conocimientos prácticos, cubriendo la mitad del costo anual de US$58 millones para mejorar las defensas en los países más pobres, según enviados de alto rango.

Las negociaciones comenzaron hace cuatro años entre los 193 miembros de la OMS después de que surgió la cepa letal H5N1 de la gripe aviaria en el sudeste de Asia. Hace un año, Indonesia dejó de compartir muestras de virus con la red de la OMS, exigiendo su porcentaje por la venta de vacunas.

La delegación de Indonesia apoyó el consenso que se alcanzó en la ronda de negociaciones de esta semana, dijeron diplomáticos.

Durante la pandemia de gripe aviaria por la cepa H5N1 en el 2009 y 2010, muchos países en desarrollo se quejaron de que no tenían antivirales para proteger a su población ni vacunas para combatir al nuevo virus.

La OMS ayudó a distribuir 78 millones de vacunas, donadas por los países ricos y las farmacéuticas, a 77 países en desarrollo, pero obstáculos normativos y de otro tipo retrasaron el proceso.

La industria farmacéutica ha prometido aumentar su rol.

"La industria aceptó cuál será su rol. Ellos podrán escoger entre las donaciones y la propiedad intelectual", dijo una fuente diplomática.

Esto significa que las compañías farmacéuticas podrían donar cantidades significativas de vacunas o antivirales, o transferir tecnología para fabricar vacunas contra la pandemia, dijo.

Ejecutivos de las farmacéuticas dicen que la actual capacidad de producción de una vacuna para una pandemia de influenza es de 1.100 millones de dosis. GlaxoSmithKline, Novartis y Sanofi-Aventis están entre las mayores farmacéuticas.

Bajo el acuerdo, 10 % de la producción sería destinada a países en desarrollo, dijeron diplomáticos. Pero la OMS decidiría dónde serían mejor destinadas esas vacunas para luchar contra los brotes.

"Eso da flexibilidad a la OMS para pensar de manera estratégica sobre cómo deberían gastarse los recursos", dijo un diplomático de alto rango.