Nueva York. Un ciudadano estadounidense nacido en Pakistán se declaró este lunes culpable por intentar detonar un coche bomba en el Times Square de Nueva York en mayo y dijo de manera desafiante que extremistas islámicos continuarán los ataques a Estados Unidos.

Faisal Shahzad, de 30 años, admitió haber viajado a Pakistán para recibir entrenamiento para fabricar una bomba de parte del grupo talibán pakistaní llamado Tehrik-e-Taliban y que esa organización le dio US$12.000 para que perpetrara el fallido atentado el 1 de mayo.

Shahzad, que tiene una esposa y dos hijos en Pakistán, se declaró culpable de 10 cargos, incluyendo el intento de usar armas de destrucción masiva e intento de ejecutar actos terrorismo que trascendían las fronteras estadounidenses.

El joven enfrenta la posibilidad de recibir una condena de cadena perpetua.

"Voy a declararme culpable 100 veces más", dijo Shahzad en la corte.

Mientras Estados Unidos detiene los ataques con aviones no tripulados y la ocupación de "tierras musulmanas", Shahzad agregó: "Vamos a estar atacando a Estados Unidos y me declaro culpable de eso".

Shahzad estacionó un vehículo deportivo en Times Square con el motor encendido y las luces de emergencia intermitentes prendidas en una noche de un tranquilo sábado el mes pasado. Vendedores ambulantes alertaron a la policía sobre el vehículo en cuestión de minutos y miles de personas fueron evacuadas de la popular zona de teatros.

Un escuadrón antiexplosivos del Departamento de Policía de Nueva York desactivó el dispositivo, que incluía fuegos artificiales y tanques de gas propano.

Los talibanes pakistaníes se atribuyeron la responsabilidad por el intento de atentado.

Aviones no tripulados operados por la CIA han apuntado a figuras de los talibanes en zonas tribales de Pakistán y el grupo ha jurado vengar los ataques con misiles en los que han muerto algunos de sus líderes.

Shahzad, hijo de un vicemariscal aéreo retirado de Pakistán, fue arrestado a bordo de un avión de pasajeros que iba con destino a Dubái poco antes de que despegara desde el Aeropuerto Internacional John F. Kennedy de Nueva York dos días después del intento de ataque. Pretendía regresar a Pakistán.

Con un gorro blanco usado generalmente cuando los musulmanes oran y esposado, Shahzad, que vivía en el vecino estado de Connecticut y juró como ciudadano estadounidense el año pasado, está siendo procesado por la jueza de distrito Miriam Goldman Cedarbaum.

Funcionarios dijeron que cooperó con las autoridades tras su detención.

Shahzad, quien trabajaba como analista de presupuesto para una empresa de mercadeo en Connecticut, provenía de un ambiente relativamente privilegiado que no daba indicios de radicalismo. Regresó a Estados Unidos a principios de este año después de pasar varios meses en Pakistán.

Varias personas han sido detenidas en Pakistán en conexión con el caso y autoridades estadounidenses llevaron a cabo redadas en Nueva York, Massachusetts, Nueva Jersey y Maine, en las que arrestaron a varias personas bajo cargos de inmigración.