Río de Janeiro. El número de muertos por los deslaves provocados por las intensas lluvias que han asolado a la ciudad brasileña ya suman 118 y todavía se busca a 60 desaparecidos.

Así lo señaló el gobernador de Río de Janeiro, Sergio Cabral, tras reunirse con el ministro de Integración Nacional, Joao Santana, quien fue enviado por el presidente Luiz Inácio Lula da Silva para coordinar la ayuda del Gobierno federal a los damnificados, informó Telecinco.

Se teme que los desaparecidos estén bajo los escombros de sus casas arrastradas por los deslizamientos de tierra.

De las 60 personas de las cuales se desconoce su paradero, 47 son en favelas de Niteroi, ciudad vecina a Río de Janeiro, que fue la más afectada por el temporal, sumando 51 muertos y 2,025 desaparecidos.

La gran mayoría de las víctimas de las lluvias eran habitantes de los barrios pobres ubicados en sectores montañosos y con alto riesgo de deslizamiento.

Río de Janeiro es la segunda ciudad más afectada con 47 personas muertas.

Según la Defensa Civil de Río desde el lunes ha atendido 806 llamadas que avisaron de desmoronamiento de viviendas, deslizamientos de tierras y caída de muros.

De acuerdo a la información oficial hay 104 heridos, 180 casas desalojadas por ubicarse en sectores peligrosos y 2.134 damnificados.

Según el pronóstico de meteorología, las lluvias en Río de Janeiro continuarán hasta este jueves, pero con menor intensidad.