Asunción. Una fuerte tormenta que castigó la región centro y este de Paraguay dejó inoperativa una planta de la firma estatal de agua potable que abastecía a unos 200.000 usuarios, informó un funcionario este miércoles.

El titular de la Empresa de Servicios Sanitarios del Paraguay (ESSAP), Ramón Insfrán, dijo a periodistas que la planta de tratamiento y bombeo de agua de la localidad Tebicuarymí, a unos 200 kilómetros de Asunción, se inundó por el desborde de un río y que no podía asegurar cuándo volvería a operar.

El fuerte temporal con volúmenes de agua caída por encima de lo habitual, dejó este martes un muerto, cientos de familias damnificadas, localidades incomunicadas y destrozos principalmente en los departamentos de Guairá, Caazapá y Alto Paraná en la Región Oriental del país.

"Esto es realmente grave. Simplemente no podemos entrar (a la planta) por la altura del río. Vamos a quedar sin agua un buen tiempo", dijo Insfrán tras precisar que el corte afectó a las localidades de Coronel Oviedo, Villarrica, Yataity y Mbocayaty en el departamento Guairá.

"Enviamos camiones cisterna para proveer agua a los centros asistenciales (de salud) porque para toda la población va a ser imposible resolver el problema. Recién cuando baje el agua podremos poner el sistema en funcionamiento", agregó.

Funcionarios dijeron que el temporal fue uno de los peores de las últimas décadas y que las precipitaciones caídas en algunas de las regiones afectadas superaron los registros históricos.