Un bloque de tormentas frente a la costa de Carolina del Sur en Estados Unidos tiene un 50% de posibilidades convertirse en depresión tropical o una tormenta y podría generar un inicio anticipado de la temporada de huracanes en el Atlántico, dijeron el sábado meteorólogos.

La perturbación climática se produjo en el océano Atlántico a unos 195 kilómetros al sudeste de Myrtle Beach, en Carolina del Sur, según informaron expertos del Centro Nacional de Huracanes (CNH), con sede en Miami.

"Los chubascos y las tormentas han aumentado cerca del centro de circulación. Es posible un desarrollo adicional de este sistema y pueda convertirse en una depresión tropical o una tormenta tropical mientras avanza lentamente al sur o al este durante el transcurso de este día", dijeron.

Un curso en dirección al sur llevaría la masa a Bahamas mientras que si el sentido es hacia el oeste avanzaría sobre Carolina del Norte y del Sur. Ninguno de los sentidos representaría una amenaza inmediata a las operaciones de petróleo o gas de Estados Unidos en el Golfo de México.

Si los vientos alcanzan los 63 kilómetros por hora, el remolino se convertiría en la tormenta tropical Alberto, la primera de la temporada de huracanes 2012 en el Atlántico.

La temporada de huracanes se extiende oficialmente entre el 1 de junio y el 30 de noviembre, pero las tormentas que se desarrollan fuera de ese marco temporal pueden ser frecuentes.