Madrid. La Policía Nacional española secuestró 814 kilogramos de cocaína ocultos en 32 dobles fondos de un camión que simulaba ser participante del rally Dakar 2010, en una operación en la que se detuvieron a siete personas.

El camión, que se introdujo en el recorrido del rally, cargó la droga durante una de las etapas en Buenos Aires y su destino era la isla balear de Ibiza, donde la red pretendía distribuirla durante el verano boreal, explicó la Policía local, que contó con la colaboración de la policía argentina.

"El vehículo había sido totalmente transformado para adaptarlo a su supuesta participación en la competición como camión-taller de apoyo, serigrafiándolo con publicidad y los logotipos de la prueba", dijo la Policía en un comunicado.

Tras concluir la carrera, el camión superó todos los trámites aduaneros necesarios para su embarque de regreso a España, hacia el puerto de Bilbao, donde los agentes procedieron a secuestrar el vehículo el viernes y a detener a dos supuestos miembros de la red.

De forma simultánea, los investigadores detuvieron al resto de los componentes de la organización, dos en Ibiza y otros tres en Barcelona.

Dada la complejidad del sistema de ocultación en el vehículo, con 32 dobles fondos, la policía tuvo que pedir ayuda a especialistas del Grupo Operativo de Intervenciones Técnicas, que tardaron más de 12 horas en localizar la droga.

Además de la cocaína oculta en el camión, las autoridades secuestraron durante la operación 15.000 pastillas de éxtasis, 4,5 kilos de hachís, casi 47.000 euros y dos armas largas.

La red desarticulada era considerada una de las más importantes de introducción de cocaína en Ibiza.