Una de cada cuatro mujeres mayores de 15 años sufrieron episodios de violencia doméstica.

Según un estudio realizado en los centros de salud públicos y privados de todo el país, se determinó que el 27,7% de las mujeres consultadas fueron agredidas física, psicológica o sexualmente. Mientras que el 35% de ellas considera que el hecho fue “bastante o muy grave”.

Dentro de este porcentaje, predominan las agresiones psicológicas, con un 23% mientras que la violencia física y sexual ocupan el 6% cada una. Por lo tanto, varias mujeres reciben más de un tipo de violencia.

Estos datos surgen de la “Encuesta de prevalencia de violencia doméstica” presentada en la sede del Ministerio de Salud Pública quien participó en su elaboración junto al Instituto Nacional de Estadística y la Facultad de Medicina.

“Son cifras que asustan y nos tienen que alertar”, expresó al respecto la ministra de Salud Pública, Susana Muñiz, quien destacó la importancia de trabajar con los varones, quienes también son víctimas aunque en menor medida y por lo tanto es un sector más desatendido.

Este monitoreo destaca también que el 34,4% de las mujeres agredidas se atienden en el sistema de salud público, mientras que el 24,5% lo hace en el sector privado, y en ambos casos predomina la agresión psicológica que supera el 20%.

En tanto, el 41,9% de los agresores son esposos o pareja estable, por lo que en 7 de cada 10 casos la mujer declara convivir con él.

Respecto a la frecuencia de los hechos, el 20,5% expresó que es agredida todos o casi todos los días, mientras que casi el 42% fue violentada al menos una vez o una vez por mes.

Las mujeres embarazadas no son ajenas a esta situación, ya que el estudio determinó que el 13,9% fue agredida durante la gestación.

La encuesta fue realizada entre 1200 mujeres de todo el país que consultaron en policlínicas, y fueron tomadas como muestra de referencia.