Unos 1.700 haitianos ingresaron en el estado brasileño de Acre en los últimos quince días y permanecen alojados en unas instalaciones deportivas, informó este sábado una fuente oficial.

En total, 1.550 hombres, 150 mujeres y dos niños están alojados en un club deportivo de la ciudad de Brasiléia, a unos 222 kilómetros de Río Branco, capital de Acre, según una nota difundida por el servicio de noticias del Gobierno regional.

Está previsto que este lunes se desplace a la ciudad un equipo de la agencia de vigilancia sanitaria y trabajadores sociales para prestar atención a los emigrantes.

Las 1.700 personas pernoctan sobre colchonetas en el mismo espacio y las autoridades están buscando alternativas para aliviar la concentración masiva que se sufre en el club deportivo de la ciudad, de poco más de 20.000 habitantes.

De acuerdo con la nota, la Policía Federal, el cuerpo de control fronterizo, intensificará el servicio a partir de mañana con el objetivo de elevar el número de emigrantes atendidos por día.