Montevideo. Militares retirados uruguayos pidieron al presidente del país, el ex guerrillero José Mujica, que interceda para poner fin a las denuncias sobre violaciones a los derechos humanos durante el último gobierno de facto entre 1973 y 1985.

Ante una posible serie de denuncias por tortura -luego de que a fines del año pasado la justicia abriera un caso presentado por una decena de ex presos políticos-, militares retirados de distintas organizaciones dijeron ser víctimas de ataques sistemáticos.

"Mujica debería convocar a los denunciantes y a los denunciados y hacer un gran acuerdo nacional, eso es lo que veo como salida a un tema que le esta provocando a Uruguay demasiado trastorno", dijo este viernes a Reuters el coronel retirado Guillermo Cedrés, presidente del Centro Militar.

"Las denuncias por torturas que no se realizaron antes y que se están realizando ahora son una forma de presionar (...) y seguir con ese sentimiento de venganza al que estamos siendo sometidos", agregó.

Esta semana un grupo de militares retirados bajo el nombre de "Foro Libertad y Concordia" envió una carta al general de las Fuerzas Armadas Jorge Rosales, pidiendo que la institución apoye a los procesados.

Mujica, quien fue preso político durante 13 años en los que soportó aislamiento y torturas, rechazó este jueves involucrarse en el asunto.

Pese a la negativa del presidente, los militares insistieron en el rol protagónico que debería tomar Mujica para lograr un acuerdo positivo para el país.

Hasta el momento hay unos 20 militares detenidos por crímenes de la dictadura, los primeros procesados y enviados a prisión tras el fin de esa etapa en 1985.

Entre los encarcelados está el ex dictador Gregorio Alvarez, mientras que a fines del 2010 fue procesado el primer militar en actividad.