Caracas. Las autoridades de Venezuela están investigando si varias muertes en la remota región de los indígenas Yanomami, cerca del origen del río Orinoco, fueron provocadas por la contaminación de una minera de oro ilegal.

Investigadores y soldados viajaron esta semana a Parima B, una aldea en la región del Amazonas cerca de la frontera de Venezuela con Brasil. Usando intérpretes, hablaron con los ancianos de la aldea sobre las muertes de seis Yanomami.

El despacho del Fiscal General dijo este jueves en un comunicado que aparentemente las muertes de un hombre, líder de la aldea Momoy, y tres mujeres fueron provocadas por la contaminación de mineros ilegales.

La explotación ilegal de minas de oro en la región, especialmente en el lado brasileño, introdujo enfermedades en la tribu que en la década de 1980 mataron a 20% de los indígenas.

La oficina del Fiscal General dijo que dos adolescentes aparentemente murieron luego de ser rociados con un líquido por personas no identificadas. No dijo si las muertes estaban relacionadas o cuando ocurrieron.

Considerada la mayor tribu aislada del Amazonas, con una población de cerca de 30.000 personas entre Venezuela y Brasil, los Yanomami habían limitado su contacto con el mundo externo hasta hace 50 años.

El año pasado, las autoridades sanitarias de Venezuela contuvieron un potencialmente devastador brote de gripe humana entre los Yanomami.

Los miembros de la tribu viven típicamente en chozas comunales circulares construidas en torno a un patio. Los hombres cazan en busca de alimento y las mujeres se encargan de las cosechas en campos abiertos.

La atención sin precedentes del Gobierno socialista del presidente Hugo Chávez ha llevado rápidos cambios a la tribu.

Cerca de 30 médicos están destinados permanentemente en el lado venezolano de la reserva forestal en la que viven.

Proyectos de alfabetización, de formación agrícola y empleos gubernamentales son parte de la vida diaria de muchos de los indígenas.