Caracas. Miles de partidarios y allegados le dieron este jueves la última despedida al ex presidente venezolano Carlos Andrés Pérez, cuyo segundo período, de violentas represiones e hiperinflación, plantó la semilla de la revolución que llevó al poder a Hugo Chávez.

Un enorme cortejo fúnebre vestido en su mayoría de blanco -el color de su partido- y con gritos de "volveremos" acompañó el féretro por las calles de Caracas antes de su entierro.

El dos veces presidente de Venezuela falleció la navidad pasada a los 88 años en su ostracismo de Miami, a donde llegó tras escándalos de corrupción que lo obligaron a dimitir, siendo el único mandatario latinoamericano en ser separado de sus funciones por una acción judicial.

"Este es el venezolano que ha muerto en tierra extraña, perseguido, humillado y ultrajado de su patria (...) hoy no te enterramos, te vamos a sembrar para que vuelva a florecer tu semilla", dijo el alcalde mayor de Caracas, Antonio Ledezma, quien acompañó el cuerpo de Pérez en el vuelo comercial que lo trajo de vuelta a Venezuela la noche del martes.

Desde su exilio en Miami, Pérez escribía regularmente contra las políticas del gobierno de Chávez, quien en febrero de 1992 intentó derrocarlo en una infructuosa asonada militar.

Mientras Chávez saltaba a la palestra rindiéndose ante las cámaras de televisión, Pérez se hacía cada vez más débil y en noviembre de ese mismo año sufrió otro intento de golpe.

Al año siguiente, fue destituido acusado de malversación de fondos públicos. Le siguió en el cargo Rafael Caldera, quien indultó en 1994 a Chávez, cuya popularidad y leyenda crecían tras las rejas.

Pérez, nacido en el estado fronterizo de Táchira de padre colombiano y madre venezolana, purgó arresto domiciliario hasta 1999. Ya en libertad fundó un nuevo partido político con el que accedió al congreso y ganó la inmunidad parlamentaria para evitar nuevas investigaciones en su contra.

Sin embargo, con la asunción de Chávez al poder en 1999, el bicameral congreso dio paso a la actual Asamblea Nacional y tuvieron que llevarse a cabo nuevas parlamentarias.

"Caracazo", chispa del "chavismo". Pérez se presentó nuevamente, pero no logró el curul por lo que decidió emigrar a República Dominicana. El gobierno de Chávez intentó traerlo de vuelta a Venezuela con una orden de extradición, pero Estados Unidos le ofreció asilo.

"Pudo haber tenido errores, como cualquier ser humano, pero ello no era impedimento para que fuera enterrado fuera de su país. Este es un acto de justicia", dijo Evelyn Gutiérrez, una admiradora de Pérez quien viajó más de 800 kilómetros desde su tierra natal para acompañar las exequias del ex presidente.

Durante su primer mandato, de 1974 a 1979, Pérez nacionalizó la industria del hierro y el petróleo y creo la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa), una de las mayores petroleras del mundo, hoy devenida en principal financista de la revolución socialista de Chávez.

Terminó su primer período con grandes índices de aprobación y fue nuevamente electo en 1989, pero su segunda presidencia estuvo signada por escándalos de corrupción, violentas protestas y dos asonadas militares.

A principios de 1989, Pérez implementó un programa de ajustes promovido por el Fondo Monetario Internacional (FMI) que devino en violentas protestas callejeras, conocidas como el "Caracazo", donde perdieron la vida decenas de personas.

Chávez siempre recuerda que el "Caracazo" fue "la chispa que encendió el motor de la Revolución Bolivariana".