Caracas. Venezuela recibió el sábado los restos simbólicos de la compañera sentimental y de lucha del Libertador Simón Bolívar, Manuela Sáenz, que descansarán al lado de los del prócer latinoamericano desde la próxima semana.

El cofre fúnebre con los restos simbólicos, arribaron al andino estado de Táchira, fronterizo con Colombia, y fueron entregados por una delegación de siete militares ecuatorianos a una comisión de la Asamblea Nacional venezolana.

Más tarde llegaron a Caracas y permanecerán temporalmente en la casa natal del Libertador en el centro de la capital.

Se espera que los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez, y de Ecuador, Rafael Correa, depositen los restos junto a los de Bolívar en el Panteón Nacional de Caracas, en un acto oficial el lunes, que ha sido llamado "Manuela vuelve a encontrarse con Bolívar".

El cronograma oficial se realizará justo cuando Venezuela celebra 199 años de la firma del acta de Declaración de su Independencia.

Chávez, quien con frecuencia cita a Bolívar en sus discursos, dijo el sábado que con el arribo de los restos simbólicos de Saénz llegó al país la "pasión manuelista".

"Ellos juntos (Bolívar y Sáenz) incendiaron este continente. Hoy lo están incendiando de pasión de nuevo y sin pasión no hay patria", afirmó Chávez a periodistas, a la salida de la reunión de los cancilleres de América Latina y el Caribe.

El traslado del cofre con tierra desde la ciudad peruana de Paita, donde Sáenz murió en 1856 por una difteria, ingresó por Táchira para emular la ruta de la "Campaña Admirable" que emprendió el Libertador en 1813 en su lucha independentista por los países andinos sudamericanos.

Saénz, conocida como "la libertadora del Libertador" y recordada también como "Manuelita", fue una importante figura de la Independencia de la región andina.

En 2007, el mandatario ecuatoriano Correa ascendió a la heroína, nacida en Ecuador en 1797, al grado de generala mediante un decreto.