Nueva York. Pese a la peor crisis financiera desde la década de 1930, más de 63 millones de personas en Estados Unidos se ofrecieron a realizar servicios de voluntariado en 2009, 1,6 millones más que en 2008 y su mayor crecimiento desde el 2003.

La Corporación para el Servicio Nacional y Comunitario (CNSC, por su sigla en inglés), una agencia gubernamental independiente, dijo que quienes siguieron el llamado del presidente Barack Obama de servir en sus comunidades contribuyeron con 8.100 millones de horas de servicios.

Esto equivale a unos US$169.000 millones.

"En momentos en que la crisis económica afectaba personalmente a muchos individuos y creaba una onda expansiva en todo el país, los estadounidenses buscaron ayudar a través del servicio", dijo el CNSC en un reporte.

El documento indicó que el aumento en el número de voluntarios fue apuntalado principalmente por mujeres casadas de entre 45 y 54 años y personas que trabajan tiempo completo.

Entre las tareas encaradas, los voluntarios guiaron y ofrecieron tutoría a jóvenes, brindaron entrenamiento laboral y transporte, alimentaron a los necesitados, ayudaron a los sin techo y ofrecieron otros servicios.

"A través del servicio, los voluntarios están apoyando a la población vulnerable más golpeada por la economía y ayudando a crear un futuro más estable y sólido", agregó el reporte.

Patrick Corvington, presidente ejecutivo de CSNC, atribuyó el incremento en el voluntariado al llamado de Obama para que las personas se involucraran en sus comunidades.

"Los estadounidenses están siguiendo ese llamado. Pero creo que lo que debemos recordar es que es parte del espíritu estadounidense de generosidad. Lo que es asombroso acerca de este país es que la gente encara sus problemas, en lugar de alejarse de ellos", dijo Corvington en una entrevista.

Corvington estima que la gente quiere encontrar formas para verse involucrada y hacer una diferencia. "Fundamentalmente creemos que el voluntariado puede tener un impacto real en las comunidades, pero el voluntariado también puede tener un impacto real en la persona que lo realiza", explicó.

"La gente está descubriendo el hermoso nexo entre hacer una diferencia y vivir un cambio", manifestó.