La erupción volcánica en Islandia se ha extinguido y ya no arroja cenizas, dijeron el miércoles funcionarios, mientras el tráfico aéreo volvía a la normalidad tras la cancelación de unos 1.000 vuelos en el norte de Europa.

La agencia europea de control de tráfico aéreo Eurocontrol dijo que esperaba que la nube de cenizas se dispersara por la noche y que no veía una interrupción importante de los vuelos el jueves en Europa.

La explosión el sábado del volcán Grimsvotn ha ocasionado mucho menos caos que otra erupción en Islandia el año pasado gracias a nuevas reglas para las aerolíneas, pero el incidente demostró que aún hay problemas con las regulaciones. La aerolínea de bajo costo Ryanair fue una de las más críticas.

Hrafn Gudmundsson, de la oficina meteorológica islandesa, dijo a Reuters que ahora estaba saliendo principalmente vapor del cráter y no se detectaban cenizas desde las 0300 GMT.

"Hay indicios de que está cesando realmente", dijo.

Pall Einarsson, un geofísico de la Universidad de Islandia, dijo que era poco probable, aunque no imposible, que el volcán volviera a emitir cantidades significativas de cenizas.

"A esta altura podemos al menos esperar que lo peor haya pasado en términos de producción de ceniza", comentó.

"En este momento no hay prácticamente cenizas producidas y lo poco que hay está siendo depositado en el glaciar que rodea el cráter", añadió.

Después de la erupción, la más poderosa del volcán Grimsvotn desde 1873 y más fuerte que la del Eyjafjallajokull, que provocó el caos del tráfico aéreo el año pasado, una masiva columna de ceniza se extendió por el norte de Europa.

CASI NORMALIDAD EL JUEVES

Los vuelos en Escocia y el norte de Inglaterra fueron cancelados el martes, mientras que tres aeropuertos alemanes en Bremen, Hamburgo y Berlín cerraron el miércoles. Sin embargo, durante el día fueron reabriendo gradualmente.

La aerolínea holandesa KLM reanudó los vuelos a destinos afectados luego de una breve interrupción.

Eurocontrol dijo que unos 450 vuelos fueron afectados en Alemania tras un número similar de interrupciones un día antes en el norte de Europa.

"No esperamos para mañana ningún impacto significativo en el espacio aéreo europeo", añadió.

Eurocontrol había informado anteriormente que la ceniza podría llegar hasta Polonia, pero un funcionario de control aéreo polaco dijo que no se esperaban problemas en el tránsito.

El presidente estadounidense, Barack Obama, que partió de Irlanda hacia Gran Bretaña antes de lo previsto el lunes para evitar problemas, tenía previsto llegar a Polonia más adelante esta semana.

La columna de ceniza del volcán Grimsvotn se remontó a hasta 20 kilómetros de altura tras la erupción, pero no disparó el caos causado el año pasado por el volcán Eyjafjallajokull, cuando más de 10 millones de personas fueron afectadas por el cierre del espacio aéreo europeo durante seis días.

Las aerolíneas cifraron las pérdidas causadas por esa erupción en 1.700 millones de dólares.

La erupción del Grimsvotn expuso diferencias entre las autoridades que determinan las normas de seguridad aérea e intentan aplicar nuevas reglas para evitar el cierre del espacio aéreo en Europa.

Los nuevos procedimientos establecen que las aerolíneas son responsables de juzgar si es seguro volar ente la presencia de cenizas, en coordinación con las autoridades meteorológicas, sobre todo el Centro Asesor de Ceniza Volcánica de la Oficina Meteorológica británica y las agencias de aviación civil.

Ryanair dijo el martes que había enviado dos aviones sin riesgos en medio de lo que las autoridades describieron como zonas con alto nivel de cenizas sobre Escocia y criticó la "incompetencia burocrática".