Trabajadores de la refinería Isla de Curacao iniciaron una huelga en la planta productora de 320.000 barriles diarios, administrada por la compañía estatal de petróleo de Venezuela, Pdvsa, y que ha estado paralizada desde marzo debido a problemas de energía, dijeron el domingo fuentes del sindicato.

"Aún estamos en huelga", dijo a Reuters un miembro del sindicato, quien pidió no ser identificado, y agregó que la protesta comenzó el sábado como forma de presionar a la administración sobre la suspensión.

Los trabajadores se reunieron el domingo "para decidir qué pasos tomar en los próximos días", dijo la fuente.

Funcionarios de la refinería no pudieron ser ubicados de inmediato para confirmar la versión de los trabajadores.

Debido a problemas de la planta eléctrica Curacao Utilities Operating Co., que abastece a Isla, la única parte de la refinería que funciona en este momento es su complejo de lubricantes.

La planta de la empresa es gestionada por el Gobierno de Curacao y la japonesa Marubeni.

Pdvsa ha manejado desde 1985 la refinería Isla, propiedad de Curacao, y la instalación es una de los principales centros de refino, almacenamiento y distribución de la compañía en el Caribe.

Gran parte del crudo y combustible que Venezuela envía a China sale de allí. El año pasado, un corte de Curacao ordenó a PDVSA modernizar la envejecida instalación para que cumpla con los estándares de calidad del aire.