Montevideo. En el año 2007, ante la escalada en el conflicto con Argentina por la planta de celulosa Botnia, un senador del Frente Amplio sondeó la posibilidad de que Uruguay recibiera apoyo militar de EE.UU., según revelan este domingo nuevos cables de Wikileaks difundidos por el diario El País.

La embajada de EEUU, consignó que ese legislador, calificado como “fuente protegida”, hizo saber que “no sería tan mala idea reforzar la relación militar” con la potencia del norte.

Además, el año anterior, el entonces ministro de Industria, Jorge Lepra, le había solicitado al encargado de Negocios de la embajada, James Nealon, un respaldo amplio.

“Cuando un hermano le pega una cachetada a otro hermano en la cara, necesita un tío mayor que ponga fin al asunto”, le dijo el funcionario uruguayo al diplomático. Lepra dijo estar convencido que el gobierno argentino era capaz de cortar el suministro de gas a Uruguay, pese al Mercosur.

Para fines de 2007, el gobierno uruguayo visualizaba que España ya no era un “intermediario honesto, como lo prometió originalmente, sino que estaba poniéndose del lado de los negocios e intereses del gobierno argentino”.

En ese sentido, el entonces embajador Frank Baxter recordó “las considerables inversiones españolas en Argentina”, y la posibilidad de que el vecino país las utilizara contra España para presionar su posición.

Por otro lado, fuentes del entorno del ex presidente Tabaré Vázquez dijeron a la embajada de EEUU que el mandatario no fue informado de la postergación del inicio de operaciones de Botnia en noviembre de 2007 por parte del ministerio de Vivienda, y que, aunque estaba furioso por ello, se vio forzado a hacer aparecer la decisión como propia.