Santiago. Un complejo volcánico en el sur de Chile entró este sábado en erupción, en medio de una alta actividad sísmica, y una fumarola de varios kilómetros se movía a Argentina, lo que llevó al gobierno chileno a evacuar unas 3.500 personas de las zonas aledañas al macizo.

La erupción afectaba al complejo volcánico Puyehue-Cordón Caulle, a unos 920 kilómetros al sur de la capital chilena, con una columna de cenizas de 10 kilómetros de alto y 5 kilómetros de ancho, que era desplazada por vientos hacia territorio argentino, hacia la zona turística de Bariloche.

"Estamos con un episodio de actividad volcánica importante, tenemos una columna de humo de 10 kilómetros de alto y las cenizas se empiezan a expandir con los vientos con bastante velocidad, incluso tenemos informacion de que ya está llegando a Argentina", dijo el ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter.

La erupción del complejo volcánico fue antecedida por cientos de sismos de pequeña magnitud, lo que había provocado una evacuación preventiva de unas 600 personas, en un radio de 8 kilómetros.

Pero el gobierno chileno decidió preventivamente extender la zona de desalojo, en un área marcada por la agroindustria y especialmente el turismo.

"Estamos ampliando la evacuación (...) con esto vamos a quedar con una zona evacuada que va a comprender aproximadamente 3.500 personas", dijo Hinzpeter.

La erupción del complejo volcánico activó el cierre del paso fronterizo Cardenal Samore, el segundo de mayor tráfico entre Chile y Argentina.

"Se cerró el paso fronterizo Cardenal Samore (al menos) hasta mañana", dijo el jefe del Gobierno de la sureña región de Los Lagos, Juan Sebastián Montes.

La columna de gases del complejo volcánico cruzó la cordillera de Los Andes, en medio de un intenso olor a azufre y se desplazaba hacia Bariloche, según despachos de radioemisoras locales.

Chile posee la segunda cadena volcánica más grande y de mayor actividad en el mundo después de Indonesia.

En el 2008, otro volcán del sur Chile -el Chaitén- entró en erupción y provocó una nube de cenizas que alcanzó incluso la Patagonia argentina, con miles de evacuados de las ciudades cercanas.