Buenos Aires, Montevideo. Según cables filtrados por WikiLeaks y publicados por el diario El País, la administración Kirchner financiaba a los piqueteros de Gualeguaychú en su lucha contra la instalación de la planta de Botna.

Además, los documentos indican que el gobierno de Finlandia estaba "seguro" que el gobierno argentino "forzó" a sus científicos a callar que Botnia no iba a contaminar.

Así lo informó Petra Theman, encargada de Negocios de la Embajada de Finlandia en Argentina, a un oficial del sector Económico de la representación de Washington en Buenos Aires, según un cable de la embajada de Estados Unidos en Argentina.

Las consideraciones fueron realizadas durante un encuentro el 23 de agosto de 2007 con la perspectiva de que Botnia comenzara a funcionar en octubre.

Theman destacó la buena relación de Néstor y Cristina Kirchner con el gobernador de Gualeguaychú, Jorge Busti, y mencionó que fue uno de los primeros en apoyar la campaña de Néstor Kirchner hacia la Presidencia en 2003.

Además, indicó que en la comunidad científica argentina, e incluso en la comunidad científica gubernamental, había consenso en que la planta de celulosa no iba a dañar al medio ambiente, pero que la administración "forzaba" a sus expertos a guardar silencio.