Bolivia. La ministra de Salud, Ariana Campero, informó el miércoles que cada día en Bolivia unas 200 mujeres se realizan un aborto en lugares clandestinos poniendo en riesgo su vida.

"Se estima que más o menos 200 mujeres por día acceden a servicios insalubres para realizarse abortos en lugares clandestinos sin ninguna condición", dijo a los periodistas en momentos en que la Asamblea Legislativa analiza la posibilidad de flexibilizar las condiciones para abortar en el proyecto de la Ley del Código del Sistema Penal.

Campero dijo que "al menos de 115 mujeres son atendidas en nuestros hospitales públicos o de la seguridad social e instituciones privadas por una mala realización de abortos".

Según el proyecto, las mujeres pobres y estudiantes podrán practicarse un aborto hasta las ocho semanas de embarazo, siempre que declaren no tener recursos suficientes para la manutención o tengan tres o más hijos.

"Es un riesgo que corre la vida de las mujeres que se realizan un aborto, pero más que todo (para) las de bajísimos recursos que acuden a estos centros clandestinos, porque no tiene otra opción donde asistir por una cuestión económica", explicó Campero.

Actualmente la legislación boliviana permite el aborto en caso de violaciones y de que corra riesgo la salud de la madre.

La ministra de Salud dejó en claro que la propuesta de ley no busca "asesinar a nadie", sino prevenir la muerte de más mujeres.