Seúl. Los comentarios de los fiscales, que se conocieron cuando dictaron cargos contra una cercana amiga de Park y sobre dos de sus ex asesores, probablemente generen fuertes llamados para que la mandataria renuncie o sea sometida a un juicio político.

Choi Soon-sil, cercana amiga de Park, y el ex asesor presidencial An Chong-bum fueron acusados de abuso del poder por presionar a compañías a contribuir financieramente con fundaciones que están en el centro del escándalo, dijo Lee Young-ryeol, jefe de la Oficina de Fiscales del Distrito Central de Seúl.

"El equipo especial de investigación concluyó que en base a la evidencia asegurada a la fecha, la presidenta actuó en complicidad con Choi Soon-sil, An Chong-bum y Jeong Ho-seong a un nivel considerable", dijo Lee en una conferencia de prensa. Jeong, otro ex asesor de Park, fue acusado de filtrar información clasificada a Choi.

El abogado de Park Yoo Yeong-ha rechazó las acusaciones de que involucran a la presidenta en el caso y dijo que los fiscales "han creado una casa de fantasías".

Park no puede ser acusada pues tiene inmunidad constitucional, dijo el fiscal Lee, pero agregó que "continuaremos investigando a la presidenta", sin dar más detalles.

Bajo la Constitución surcoreana, un presidente en funciones no puede ser acusado a menos que existan cargos de traición.

Choi ha sido acusada de conspirar con An para ejercer una presión indebida sobre decenas de los grandes conglomerados de Corea del Sur para recaudar 77.400 millones de wones (65,59 millones de dólares) para dos fundaciones sin fines de lucro que ella controlaba, de acuerdo a los fiscales.