El primer ministro nipón, Shinzo Abe, inició el domingo una gira de cuatro días a Alemania, Francia, Bélgica e Italia para conversaciones sobre temas de comercio y seguridad.

Abe se reunirá con la canciller alemana, Angela Merkel, el presidente francés, Francois Hollande, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y el nuevo primer ministro italiano, Paolo Gentiloni.

"Quiero intercambiar opiniones abiertamente con los líderes del G7", dijo Abe ante periodistas en el aeropuerto Haneda de Tokio antes de su partida.

"Esperamos trabajar con la Unión Europea sobre temas que está enfrentando la comunidad internacional como los problemas de Corea del Norte (RPDC) y el libre comercio", agregó.

El viaje, que llega meses antes de la cumbre del Grupo de los Siete (G7) que se celebrará en mayo en Italia, también tiene como objetivo ayudar a sentar la base para una cumbre exitosa, según el Ministerio de Exteriores japonés.

Se espera que Abe busque que los países europeos ejerzan más presión sobre la República Popular Democrática de Corea (RPDC) por sus programas nuclear y de misiles balísticos.

La RPDC lanzó cuatro misiles balísticos el 6 de marzo, tres de los cuales aterrizaron en la zona económica exclusiva japonesa en el mar de Japón.