Oslo. Norsk Hydro, uno de los mayores productores mundiales de aluminio, luchaba este martes por contener un ciberataque que afectó a partes de su producción, haciendo caer sus acciones.

La compañía cerró varias plantas de extrusión del metal, que transforman los lingotes de aluminio en componentes para los fabricantes de automóviles, constructoras y otras industrias, mientras que sus gigantescas fundiciones en países como Noruega, Qatar y Brasil estaban siendo operadas de manera manual.

El ataque, que comenzó en la tarde de este lunes y escaló durante la noche, afectó a la mayoría de las actividades de los sistemas de tecnología de la información de la firma.

"Hydro está trabajando para contener y neutralizar el ataque, pero no conoce aún la extensión total de la situación", afirmó la compañía en un comunicado.

Asimismo, indicó que el ataque no había afectado a la seguridad de sus trabajadores y que es demasiado pronto para evaluar el impacto sobre los consumidores.

Las acciones de Hydro llegaron a caer un 3,4% en las primeras operaciones, pero luego protagonizaron una recuperación parcial y cedían un 0,9% a las 1121 GMT.

Los papeles de la firma limitaban el avance del índice referencial de Oslo, que sumaba un 0,9%.