Pasar al contenido principal
¿Qué es un trabajador spam y cómo podría impactar a tu empresa?
Lunes, Septiembre 12, 2016 - 08:30

Según los especialistas de Mandomedio son personas que le restan valor a la compañía.

Una de las primeras actividades que realizan los ejecutivos al comenzar un día laboral, bajarse de un avión, terminar una reunión, es revisar su correo electrónico y cuando lo hace ocurre lo inevitable: un montón de correos no deseados, que en ocasiones llega a saturar la casilla, dejan virus en el equipo y hace perder tiempo derivando a otras carpetas o examinando justamente el correo basura para estar seguro de no perder algún mensaje importante. ¿Habrá algo más molesto  que el correo Spam?

Las organizaciones no están ajenas a esta misma situación en el ámbito de las personas, ya que enfrentan a diario a colaboradores SPAM, aquellos que según los especialistas de Mandomedio son personas que le restan valor a la empresa, por una serie de motivos, principalmente, porque no se alinean con la estrategia del negocio y terminan siendo apartados de los equipos y no son queridos ni respetados por los compañeros de trabajo.

Según Sandra Fritz, Jefa del Área de Evaluaciones y Magdalena Scepanovic, Jefa del Área de Desarrollo de Carrera, ambas de Mandomedio, el colaborador SPAM  tiene una actitud que no aporta al alto desempeño de los equipos, porque reúne una o más características que alejan a la empresa de la sustentabilidad del negocio.

Las especialistas han identificado 10 actitudes que trasforman a un profesional en SPAM:

1. No respeta ni se sigue los valores de la empresa

2. No se alinea con las metas de su equipo ni de la organización

3. Es poco generoso consu conocimiento,  no pone a disposición del equipo sus habilidades y no comparte información

4. Es enemigo del aprendizaje

5. Esparce el rumor o inventa “cahuines” sobre sus compañeros de trabajo

6. Genera un mal clima con su actitud negativa o de desgano frente  a  los desafíos de su cargo

7. Trabaja lo mínimo, no está dispuesto ni disponible para apoyar algo más allá de su función

8. Es poco flexible y no trabaja en equipo

9. Marca el paso y contamina a sus compañeros con su desánimo

10. Reclama todo el tiempo contra la empresa, contra el jefe y contra el equipo

Todos podemos caer  en alguna de estas actitudes o transformarnos en trabajadores indeseables o SPAM y cuando eso ocurre, en el 90% de los casos se puede salvar a la persona y el 10% restante debe irse de la organización.

Ignacio González, Gerente General de Mandomedio, explica que  “si bien hay personas que tienen una actitud negativa constante; hay otras que se transforman en SPAM, porque están desmotivadas. Aquí el líder juega un rol fundamental, ya que es su responsabilidad la formación, mantención de su equipo, motivación, desafiarlos, alinearlos a la estrategia y libres de spam’s, para así tener un equipo de alto desempeño”

Y como a nadie le gusta ser catalogado de SPAM ni tampoco que se contamine un equipo con una persona así, el Gerente General de Mandomedio recomienda que una vez que se detectó un profesional SPAM, se tenga una conversación con la persona, tomando algunos pasos propios del feedback.

1. Tener una conversación donde se rescate lo positivo de la persona

2. Transmitirle cuales son los valores de la empresa y lo que se espera de su cargo

3. Plantearle qué actitudes están interfiriendo en su buen desempeño

4. Desafiarlo, entregándole nuevas metas o proyectos

5. Generar un compromiso y definir una fecha para una nueva conversación

“Si después de esto la persona no cambia o no se va sola, que muchas veces ocurre, es necesario desvincularla ya que estas actitudes operan igual que un virus que contagia rápidamente al equipo; es por esto que es tan importante que el líder conozca y se preocupe por los integrantes de su equipo, además un líder debe dedicarle el 80% de su tiempo a los talentos y solo el 20% a los SPAM, no debe perder foco y energía en lo que no agrega valor”.

Finalmente, Sandra Fritz, también recomienda tomar en cuenta a los SPAM desde la etapa de selección, ya que son detectables en la entrevista. “Si una persona habla mal de su empleador anterior, se enfoca en lo negativo o tiene una actitud de desgano, lo más probable es que termine siendo SPAM, desmotivada y desalineada”.

Imágenes | Flickr

Autores

AméricaEconomía.com