Por lejos,  brasileños, chilenos y mexicanos están entre los más optimistas, a nivel mundial, respecto a la mejora de la situación económica (ver cuadro) de sus respectivos países. De hecho, los habitantes de la nación sudamericana más grande ocupan el primer lugar (empatado con los de la India) y los chilenos, el segundo (empatados con los de China). Los mexicanos son los cuartos. En la otra punta, japoneses, franceses, belgas e italianos son los menos optimistas. Curiosamente, el informe de la consultora Randstad Workmonitor muestra que los latinoamericanos –en el largo plazo– están, por el contrario, entre los que más creen que sus trabajos desaparecerán, reemplazados por  máquinas. Todo lo contrario de sus primos europeos.

[[wysiwyg_imageupload:5513:]]