América Latina sólo representa un 5% de las ventas globales de Adobe, las que bordean los US$ 3.000 millones anuales.

No obstante, para la compañía creadora del Photoshop y del software de publicación de documentos Acrobat, entre varios otros, “la región es un mercado vibrante”. Así lo dice el estadounidense John McGee, vicepresidente de Operaciones para América. Con el objeto de aumentar el foco en el Cono Sur, Adobe abrió recientemente una nueva oficina en Santiago, que estará a cargo de las ventas en el área, y que se sumará a las oficinas que la firma tiene en México y Brasil.

El chileno Gustavo Brunser, director regional de ventas, explica que lo que se busca con estas oficinas es impulsar las ventas en cada país, poniendo foco en los canales locales, entendiendo las necesidades de cada uno y trabajando con clientes importantes y solucionando sus necesidades específicas”. En esa línea, la nueva oficina en Santiago “dará mayor impulso a Chile y el Cono Sur”, dice.

¿Por qué escogieron la capital chilena? McGee sostiene que hay un entorno bastante fácil para hacer negocios, ya que “existe una regulación más pro negocios, hay una fuerza laboral de un muy buen nivel educacional y una economía creciente”.

Y agrega que las industrias más tradicionales del país muestran señales de cambio hacia una economía más basada en la tecnología, lo que “ofrece oportunidades para empresas como Adobe”.

El control de las operaciones de América Latina continuará con base en Miami, donde se encuentra la directora de ventas para América Latina, Marta Clark.