El mercado de las marcas propias ya es un clásico del supermercadismo en países como Argentina y Brasil, y ha permitido el surgimiento de un mercado de fabricantes especializados en abastecer a los gigantes del retail. Es el caso de Flexicotton, cuya sede está en el estado brasileño de Santa Catarina. Consolidada como fabricante de productos de higiene personal (hisopos para oídos y bandas curitas) para compañías globales como Carrefour, Walmart y la local Pão de Açúcar), ahora quiere fortalecer sus operaciones en países como México, Venezuela y los de Centroamérica.

“Hemos participado en muchas ferias para promocionar nuestros servicios”, dice el director y socio de la compañía, Jacinto Silveira, quien agrega que “se espera que para 2015, el 20% de nuestros ingresos provengan de operaciones de la empresa fuera de Brasil, en particular del Mercosur”.

En 2011, Flexicotton facturó casi US$ 10 millones, el doble del resultado de 2008. La expectativa para 2012 es de un incremento del 60% en los negocios. Según Silveira, la internacionalización de Flexicotton no corresponde únicamente a un deseo de posicionarse en nuevos mercados, sino que tiene como objetivo también, mejorar la balanza comercial de la empresa, ya que el 30 % de la materia prima con que trabaja es importada. Así, “además de la diversificación de nuestras operaciones, podemos trabajar para mejorar el tema del tipo de cambio”, que en Brasil opera con la carga de la sobrevaluación, concluye.