Dijimos: Debido a la crisis financiera de 2008 el peso mexicano perdió un 18% de su valor frente al dólar y Gruma, la productora mexicana más grande del mundo de tortillas y de harina de maíz y trigo —y la más grande del mundo en su rubro—, acusó el golpe. Anunció pérdidas de US$ 738 millones, por las apuestas en derivados de monedas (“Tras los tortazos”, AméricaEconomía, Nº 381, noviembre, 2009).

Lo nuevo: Roberto González Barrera, presidente de Gruma, dijo que expandir el negocio a Asia y Oceanía era fundamental para el futuro de su negocio. “Con Maseca y Mission, nuestras dos marcas internacionales más importantes, buscamos la manera de que nuestros productos puedan satisfacer las demandas presentes y las necesidades que tengan a futuro los consumidores”.