Hoy resulta casi imposible circular a través de las grandes ciudades de Brasil, como São Paulo, sin chocar permanentemente con un auto adornado en su exterior con un autoadhesivo o pegatina que muestra a todos y cada uno de los miembros de la familia del o la conductora, mascotas incluidas. La culpa recae en Germano Spadina, fundador de la empresa de diseño Job Design Creativo. Un día no tuvo mejor idea que hacerse a sí mismo, mujer e hijo, con un estilo mezcla de iconografia infantil y señalética moderna, pero sobre un material autoadhesivo y proceder a pegarlo en la parte de atrás de su vehículo con el agregado de “Familia Feliz”. Fue una explosión y “Familia Feliz” es ya una marca com más de 1.000 diseños en tres tamaños y 30 colores, ya que las órdenes pueden ser personalizadas (hace poco le encargaron una suegra, pero... sin cabeza). “Después de la fase inicial de la novedad en São Paulo, las solicitudes empezaron a llegar de otros estados”, recuerda. Especialmente del norte y nordeste. “También he recibido pedidos pequeños de Portugal, Argentina y España. La consulta más reciente vino de Japón”, dice Spadina, quien, ahora, ha comenzado a ser solicitado por el mundo de la joyería y bijouterie para usar sus diseños en la producción de pendientes.