El banco mexicano acordó fusionarse con el pequeño competidor local IXE a través de un canje de acciones valorado en US$ 1.300 millones. La operación, que se cerrará durante el primer trimestre de 2011, lo consolidará como el tercer mayor grupo financiero del país.