Le petrolera británica comprará a su par estadounidense Devon Energy los activos que la compañía tiene en Brasil, los que incluyen 10 bloques de exploración. La operación forma parte de una compra que incluye activos en Azerbaiyán y el Golfo de México, por los que se pagarán US$ 7.000 millones.