BTG adquirió el Banco Panamericano en US$ 267,3 millones, marcando el ingreso del conglomerado financiero al negocio bancario mediante el control de la totalidad de la participación que tenía el Grupo Silvio Santos en el banco, golpeado por una mala gestión financiera.