Si hay dos naciones disímiles en América Latina, ellas son el capitalista Chile y la comunista Cuba. Pero ambas son casi idénticas en sus tasas de asesinatos, y además son excepción: son los dos países con menos homicidios de la región (ver tabla).

Las buenas cifras de Chile y Cuba no son consuelo para la región, la más violenta del mundo. Las cifras, recién publicadas en el  Global Status Report on Violence Prevention 2014 de la Organización Mundial de la Salud, reiteran que Honduras sigue siendo de lejos el país con más homicidios en el mundo: uno de cada mil hondureños murió asesinado en 2012, año de la muestra. Es cinco veces más probable morir asesinado en Honduras que en México, pese a la extrema crueldad de muchos homicidios mexicanos y a la alta visibilidad mediática de la violencia en el país azteca.