DIJIMOS. Casaideas hace años lucha por salir de una crisis prolongada. Su presencia internacional representaba 30% de sus ingresos hasta el primer semestre de 2012. Fracasar generó pérdidas enormes, dejó endeudada a la empresa y se perdieron años de crecimiento. (“El decorado que no prendió afuera”, AméricaEconomía N° 421).

LO NUEVO. En tiempo récord Casaideas está logrando dejar atrás un período difícil, con deudas por US$49 millones a la banca y una dura reestructuración interna. Hoy la firma se apresta a cerrar 2013 con utilidades y mira 2014 con optimismo.