DIJIMOS: El 22% de las ventas se realizan en EE.UU., donde la industria de la construcción tiene una lenta recuperación y Cemex aumentó su cuota de mercado en 2007 al adquirir la empresa australiana Rinker en US$ 15.500 millones. ¿Apuesta imprudente? (“Cemex se desapalanca”, AméricaEconomía Nº 401, julio, 2011).

LO NUEVO: Una de las opciones para que la cementera pueda saldar su deuda es la de la escisión. Un informe de Credit Suisse señaló que escindir las regiones de México, Sudamérica y América Central y el Caribe –algunas de sus operaciones con el crecimiento más rápido– podría ayudar a Cemex a acelerar su desendeudamiento.