Ecopetrol, la Cenicienta feliz de la industria petrolera latinoamericana, enfrenta un segundo semestre turbulento. 

Sus ingresos netos del segundo trimestre llegaron a US$1.490 millones, bastante menos que los US$1.820 millones de igual trimestre en 2013. Gran parte de la diferencia la explica la caída de casi 6% en la producción de crudo, debido en parte a ataques de las guerrillas a campos como Tibú y varios oleoductos como el de Caño Limón-Coveñas. 

Luego, el vicepresidente Germán Vargas Lleras anunció que quizá se vendería el 10% de la petrolera para ayudar a financiar la infraestructura vial que ha prometido el gobierno. El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, lo desmintió casi de inmediato.
Más encima, ha bajado el ritmo de los hallazgos de reservas. ¿Resultado? Las acciones de la empresa que se transan en bolsa desde su capitalización han caído 14% entre enero y agosto. Durante ese mismo lapso el índice principal de la Bolsa de Bogotá creció 21%.