¿En qué se puede gastar  34.779 millones de soles? La cifra, alrededor de US$ 13.300 millones, corresponde al dinero que –gracias al canon minero peruano– han transferido las empresas mineras a los gobiernos regionales, provinciales y distritales, como así también a universidades, entre 2007 y 2011. Aunque resulte difícil de creer, a la fecha sólo el 60% ha sido ejecutado. Así lo revela el informe Distribución y Utilización del Canon realizado por la Contraloría General de la República. Para peor, en ciertos lugares el tipo de uso no es el habilitado: “En algunos casos se ha detectado que se están usando estos fondos para fines no permitidos, como el pago de planillas, cuando el canon sólo está destinado para proyectos de inversión”, dice el contralor Fuad Khoury.

Una explicación plausible es que ciertas zonas carecen de funcionarios adecuados profesionalmente y áreas burocráticas de planificación competentes. A nivel de regiones, Puno, Tacna y Amazonas encabezan el ránking con las ejecuciones más bajas (33%, 35% y 39%, respectivamente). La buena noticia: el indicador va en alza. La mala: el aumento es lento. Han pasado cinco años desde que se inició la distribución de estos recursos y una herramienta redistributiva clave para el país se sigue subutilizando.