Si posicionar el cine latinoamericano necesita de buenas jugadas, el argentino Eduardo Constantini, titular de Costa Films, la productora de Tropa de Elite y Lula, el hijo de Brasil, las intenta casi todas. 

El año pasado lanzó Mubi.com, un portal de cine de autor en alta definición y de precio mínimo. Enseguida alcanzó una cinemateca de 1.500 títulos y sumó 600.000 usuarios mensuales, pero fue por más. 

Este año anunció en el Festival de Cannes una alianza con Sony Entertainment Network para distribuir los contenidos del portal entre los usuarios de la consola de juegos Play Station 3. “Con un mínimo de éxito, en 18 meses Mubi habrá alcanzado el breakeven”, se entusiasma Constantini desde Buenos Aires. “Y ampliaremos las posibilidades de introducir nuestro cine donde antes era prohibitivo”. Sus cuentas son sencillas.

Mientras un lanzamiento “básico” en el mercado estadounidense puede costar unos US$ 2 millones, internet y los sistemas de alta definición permiten llegar con calidad al mercado mundial sin grandes costos marginales. Sony Entertainment Network está construyendo una enorme biblioteca de títulos con el fi n de alimentar los 40 millones de Play Station 3 que se han vendido en el mundo. La firma busca introducir contenidos adicionales para recuperar parte de los US$ 300 dólares con que subsidia cada unidad.

El problema es que por el momento la Sony sólo será un canal de exportación. La piratería y problemas de propiedad intelectual han retrasado su desembarco en América Latina. “La misma razón por la que pospusimos hasta 2012 nuestro desembarco regional”, dice Constantini. “Primero haremos masa crítica en el exterior, luego iremos por México y Brasil, los mercados más grandes y con mayor desarrollo tecnológico”.